"Art is the only serious thing in the world. And the artist is the only person who is never serious" Oscar Wilde.



"Haz lo necesario, después todo lo posible, y así conseguirás hasta lo imposible" San Francisco de Asís


domingo, 30 de julio de 2017

"La Última Cena"...restaurada

Hola a todos! Por fin se acaba el mes de Julio y empezamos el mes vacacional por excelencia, de modo que espero que estéis preparados para aprovecharlo al máximo y pasarlo muy bien. A mí me queda un poquitín para las vacaciones, pero como quien dice, ya está en marcha la cuenta atrás ☺.

Hoy os quiero mostrar un trabajo de restauración, de una figura de resina que tenemos en casa desde que puedo recordar (probablemente tenga más años que yo): "La última Cena" de Leonardo Da Vinci



Como os digo, se trataba de una figura de resina beige, pero mi padre la había pintado varias veces, primero con spray plateado y después dorado. Sin embargo, no acababa de lucir, de modo que la metí en agua y jabón durante unos días, apliqué algo de disolvente para retirar los últimos restos de pintura y decidí restaurarla respetando al máximo los colores de la pintura original (dentro de lo posible, pues el fresco está muy deteriorado y los tonos muy desvaídos).

"La Última Cena" es sin duda una de las obras cumbres de Leonardo. Representa el momento exacto en el que Jesús les dice a sus Apóstoles: "Yo tenía gran deseo de comer esta pascua con vosotros antes de padecer. Porque os digo que ya no la volveré a comer hasta que sea la nueva y perfecta Pascua en el Reino de Dios, porque uno de vosotros me traicionará". Esta afirmación lógicamente causa gran asombro y estupor en los discípulos, que será plasmado por el pintor a través de las diferentes expresiones de cada uno: unos se asombran, otros se levantan porque no han oído bien, otros se espantan y comentan entre ellos, y finalmente, Judas retrocede al sentirse aludido.

Pues bien, con todo esto en mente, utilizando pinturas acrílicas de la marca "Americana" (sin imprimación) y "Medium" para evitar el secado prematuro, fui pintando con mucho cuidado y mucha paciencia a Jesús y sus Apóstoles, así como la mesa y los distintos elementos que encontramos en ella. Aquí podéis verla una vez finalizada la primera parte del proceso (aún en la mesa de trabajo):


Para el toque final, con el fin de ir destacando los relieves (pliegues, dedos, rostros...) y conseguir un aspecto envejecido pero muy discreto, le fui aplicando una capa de "betún de Judea" mezclada con cera, retirando con un paño en mayor o menor grado según la zona. Este ha sido el resultado final:


Como sabéis, los Apóstoles aparecen en grupos de tres, e incluso entre ellos aparecen elementos un tanto "inexplicables" (una mano que sostiene un cuchillo, la mano que parece querer cortar la cabeza del "discípulo amado" siendo difícil determinar a quién pertenece...) que han hecho correr ríos de tinta. Aquí los vemos con detalle:

Bartolomé, Santiago el Menor y Andrés.
Judas Iscariote, Simón Pedro y Juan.

Judas Iscariote, Simón Pedro y Juan.
Jesús
Tomás, Santiago el Mayor y Felipe.

Mateo, Judas Tadeo y Simón Zelote.

Por último encargamos un marco 3D con el fin de realzar su carácter religioso y antiguo, y así luce colgada ya en el comedor:




Espero que os guste!



Bueno pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy. Me despido dando la bienvenida a las nuevas seguidoras, que espero pasen por aquí ratitos muy agradables, y agradeciendo como siempre de todo corazón que dediquéis un poquito de vuestro tiempo a visitarme y dejar algún comentario, idea, sugerencia... Ya sabéis que entre todos construimos este pequeño rincón!

Lo dicho, a los que ya estéis de vuelta, espero que hayáis disfrutado mucho y regreséis con las pilas bien cargadas. A los que empezáis ahora las vacaciones, aprovechadlas al máximo, y a los que aún os toca esperar... ánimo que ya no queda nada!

Un Abrazo y Sed Felices!




domingo, 23 de julio de 2017

"Barriguitas del Bosque" (1982-2014) y su caja de fresas

Hola a todos! Cómo estáis? Espero que disfrutando mucho del verano. En mi caso, con él llega un cierto respiro en los trabajos manuales, y por tanto algo más de tiempo para dedicar a mi colección "muñequil" (ya sabéis, clasificar, reordenar, fotografiar...).

Pues bien en esta ocasión le ha tocado el turno a mis "Barriguitas del Bosque".



Hagamos un poco de historia. En 1982, "Famosa" lanza al mercado la colección "El Bosque de Barriguitas", formada por algunos de los habitantes más representativos del mismo, y por ende de los cuentos infantiles: brujas, hadas, sílfides, ninfas o enanitos. 

Catálogo "El Bosque de Barriguitas" (1982)

Catálogo "El Bosque de Barriguitas" (1984)


Lo cierto es que conseguir hoy estos pequeñajos en buenas condiciones es una tarea bastante ardua, y por ello, hasta la fecha, únicamente cuento con dos: el "Hada: ser bueno que preside todos los actos solemnes del bosque" ( Ref: 87305) y la "Bruja: hada mala que siempre quiere hacer rabiar a los demás" (Ref: 87306)





Catálogo de Famosa (1984)


De rostro angelical, dorados cabellos e impoluto vestido blanco con estrellas doradas, el hada está siempre dispuesta a tocarnos con su varita mágica y concedernos cualquier deseo. Tuve la suerte de conseguirla completa, y en perfectas condiciones, únicamente hube de cambiar el tul del gorrito (el paso del tiempo suele hacer mella en ellos) y ponerle una gomita nueva. Lo cierto es que me encanta por su dulzura.



Por su parte, la brujita se nos presenta con abundantes y rojizos cabellos, que resaltan su expresión picarona y divertida. Vestida de rojo con símbolos astrales, sombrero y pañuelo negros, y medias rayadas (homenaje a la "Bruja del Oeste"), se acompaña siempre de su escoba voladora. 

En este caso, la bruja me llegó desnudita la pobre, de modo que he ido consiguiendo su indumentaria poco a poco, sobre todo a través de mi buena amiga Rosi, que me proporcionó algunas piezas y me fue dando pistas para hacerme con las demás. 

La muñeca precisó algunos arreglos, como repasar los labios y volver a pintar las cejas (que se habían borrado); en ambos casos utilicé pintura acrílica. Para el sombrero, una goma nueva. Y por último, la escoba voladora hube de fabricarla ante la imposibilidad de conseguir una en buenas condiciones (utilizando un palo de brocheta y un poco de rafia, la verdad es que quedó bastante bien ☺)



Y aquí las tenemos a las dos juntitas. No son una preciosidad?



El año 2014, "Barriguitas" uno de los muñecos más emblemáticos de Famosa, cumplía nada menos que 45 años, y con objeto de premiar la fidelidad de los coleccionistas, la juguetera decidió lanzar al mercado un pack "especial 45 aniversario", que rendía homenaje precisamente a la colección que hemos estado viendo. "Los Barriguitas del Bosque".


Se trató de una serie limitada, compuesta por tres muñecas: hada, bruja y ninfa, tres de las referencias de mayor éxito en su momento, como nos explican en el propio "Museo Virtual de Barriguitas".






El pack aniversario llegó a mí como regalo por mi Santo, y después de tres años de tenerlas en sus cajitas, me ha parecido que ya iba siendo hora de sacarlas!


Como podéis ver, en la caja se hace continua referencia al hecho de que estas pequeñajas llevan 45 años con nosotros, y pese a que por el camino han sufrido algunos cambios, vuelven los "Barriguitas de Siempre".



Presentan, no obstante, algunas diferencias con sus predecesoras: no son muñecas de pierna recta y por tanto no llevan zapatos, los vestidos son más ricos en encajes y tules, los cabellos de la "Ninfa" son de un azul intenso, y la "Bruja" no lleva escoba, sino que se nos presenta más sexy y juguetona esta vez. 

Aquí tenemos al "Hada":



La "Ninfa":



Y la "Bruja":



Y aquí las tres juntitas. Es cierto que se han renovado, pero sin embargo mantienen el mismo espíritu de los "Barriguitas" de siempre:



Bueno, pues para que todos estos habitantes del bosque se encontrasen como en casa, decidí fabricar un pequeño hábitat "boscoso" utilizando una caja de fresas ☺. 

El proceso fue tan fácil como aplicar una pintura de tiza color verde oscuro en el exterior, y de un verde más claro en el interior, dejando entrever la veta de la madera. La base la forré con fieltro de color verde pegado con cola blanca, y sobre él fui colocando, con silicona caliente, algunas flores y ramas secas de los famosos "popurrí" que venden en Ikea.


En el frontal, con cola blanca pegué una gran flor de goma eva del mismo "popurrí", que además tiene un agradable aroma a manzana, y con unas letras también en goma eva de un pack de manualidades que había comprado hacía tiempo en Lidl, formé la leyenda "Barriguitas del Bosque". 


Y de esta forma mis pequeñajos están perfectamente ordenaditos y todo el conjunto luce muy armonioso. La verdad es que me encanta el resultado!


Bueno, pues esto es todo lo que os quería mostrar hoy. Me despido como siempre dando la bienvenida a las nuevas seguidoras que espero pasen por aquí ratitos muy agradables, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios.

Os deseo una excelente semana, y quienes estáis de vacaciones ya sabéis, disfrutad mucho y recargad bien las pilas; a los que aún os toque esperar, ánimo, ya queda menos!!

Un Abrazo y Sed Felices!



miércoles, 12 de julio de 2017

Museo de Bellas Artes de Sevilla

Hola a todos! Cómo estáis? Espero que disfrutando muchísimo del verano! Después de un tiempecito sin publicar, aquí me tenéis de nuevo, con muchas cosas para compartir!

Hoy quisiera hablaros del "Museo de Bellas Artes de Sevilla", la segunda pinacoteca de España. Y es que no se puede visitar la capital hispalense sin hacer una parada en esta joya de nuestro patrimonio, de modo que lo primero que hice al llegar a Sevilla fue dejar las maletas en el hotel, y pasar la tarde disfrutando, tanto del espectacular edificio en el que está ubicado, como de las maravillosas obras de arte que guarda en su interior. Os apetece acompañarme en este recorrido virtual?

Fundado como "Museo de Pinturas" en el año 1835, abrió por primera vez al público en 1841, con obras procedentes de distintos conventos y monasterios desamortizados, de ahí que el grueso de la colección sea de temática religiosa, y más concretamente del barroco sevillano.

El edificio ocupa el antiguo "Convento de la Merced Calzada" (de estilo mudéjar), fundado por San Pedro Nolasco tras la conquista de Sevilla en 1248. A lo largo del siglo XVII sufrió diferentes transformaciones, y así en 1603 se derriba el antiguo convento y se empieza a levantar el actual edificio, en este caso en estilo manierista andaluz. En 1612 se había concluido el templo, y casi medio siglo después se da por terminado el edificio.

La entrada principal se encuentra frente a la Plaza del Museo, en la que debemos hacer un alto para contemplar la estatua del considerado "Pintor de Sevilla", Bartolomé Esteban Murillo, sin duda el más querido en el ámbito popular.

Precisamente de dicha estatua existe una réplica exacta frente al Museo del Prado.

En la fachada que da a esta plaza nos encontramos la portada del antiguo convento, destinada ahora a entrada principal, aunque originalmente se situaba en el extremo contrario del edificio. Diseñada por Miguel de Quintana en 1729, en ella destaca un arco de medio punto flanqueado por dos pares de columnas sobre sendos pedestales. Sobre el arco, una hornacina que contiene las figuras de la Virgen de la Merced, San Pedro Nolasco y el Rey Jaime I de Aragón,  rodeada a su vez por dos columnas salomónicas. Finalmente en el ático, vemos el escudo de la Orden de la Merced .


Si doblamos la esquina del edificio, podemos encontrar, adosada a él, la Capilla de la Hermandad del Museo, adornada con una preciosa iconografía religiosa:




Bien, entremos al Museo. Lo primero que encontramos es un imponente vestíbulo, decorado con paneles de azulejos que proceden también de distintos conventos sevillanos desamortizados. Destaca el arco de acceso, realizado hacia 1600 por Hernando de Valladares para el Convento de San Pablo:




El edificio está articulado en torno a tres patios y una gran escalera, con la Iglesia en un extremo. Nada más cruzar el vestíbulo, accedemos al "Patio del Aljibe", así denominado por el pozo que se encuentra en el centro:


Se trata de un claustro porticado distribuido en cuatro galerías, ricamente adornadas por azulejos, entre los que destaca el panel de la Virgen del Rosario, realizado por Cristóbal de Augusta en 1577:


Continuamos nuestro itinerario, y a la derecha nos encontramos con un pequeño y agradable jardín denominado "Patio de las Conchas", situado en el espacio que antes ocupase la sacristía:



Caminamos un poquito más y llegamos al patio mayor de todos, el "Claustro Mayor". Consta de dos cuerpos, el inferior con arcos soportados por columnas de mármol que forman galerías abiertas, y el superior en el que se abren numerosas balconadas. En el centro encontramos una gran fuente, que junto a la rica vegetación nos proporciona un agradable frescor. Desde aquí podemos apreciar la espadaña de la antigua Iglesia, que hoy alberga la sala V del Museo:



Como en los anteriores, la azulejería que decora las galerías procede de conventos y monasterios desamortizados. Cabe destacar además el fabuloso techo de casetones de la galería baja, y un impresionante relieve en bronce realizado por Antonio Susillo en 1893: "La presentación de Cristóbal Colón a los Reyes Católicos en el Salón del Tinelio en Barcelona":



Y llegamos al último de los patios, el "Patio de los Bojes", así llamado por los setos de boj, que perfectamente recortados, van formando bellos dibujos alrededor de la fuente central. En este caso la galería no presenta zócalo de azulejos, y en ella se exponen obras de arte de diferente antigüedad y procedencia:


                   Destacar el suelo, en el que pequeños azulejos se distribuyen con orden geométrico, como le gusta a mi amigo Chema ☺

Bueno, pues una vez que hemos recorrido los diferentes patios, que como veis tienen un gran valor artístico, así como una imponente belleza, procedemos a visitar las salas de exposición de esta planta baja. 

La Sala 1 se encuentra dedicada a la pintura y escultura sevillanas en el siglo XV: se exponen obras del Gótico español y del comienzo de la Escuela Sevillana, destacando en pintura Juan Sánchez de Castro y los artistas de su círculo, mientras que en escultura sobresalen Pedro Millán y Mercadante de Bretaña.

"Cristo atado a la columna"  de Pedro Millán (s XV)

"Pila Bautismal" procedente del Hospital de San Lázaro (s XIV-XV)

La Sala 2 está dedicada al Arte del Renacimiento: este se introduce en Sevilla con la llegada de artistas italianos y flamencos. Podemos ver aquí obras de "El Greco" y Lucas Cranach, así como la fascinante escultura de "San Jerónimo" de Pietro Torrigiano.

Fijaos en el maravilloso techo, de la época original del convento.

 "Fray Hortensio Felix Paravicino" (siempre me ha parecido guapísimo ☺)

"Tríptico del Calvario" de Frans Francken I  (hacia 1585) 

"Retablo de la Redención" de Juan Giralte ,1562 
(procedente del Convento de Santa Catalina de Aracena)

"San Jerónimo penitente" de Pietro Torrigiano, 1525 
(procedente del Monasterio de san Jerónimo de Sevilla)

La Sala 3 está dedicada al Manierismo: nos muestra la obra de los pintores que trabajaron en Sevilla en el último tercio del siglo XVI, como Francisco Pacheco, Alonso Vázquez y Vasco Pereira.



La Sala 4 se dedica al Naturalismo, concretamente a los inicios del movimiento en la escuela Sevillana, con obras de Francisco Pacheco, y sus discípulos: Diego Velázquez y Alonso Cano. 
La Sala 5 se dedica a Murillo y la Escuela Sevillana del Barroco, mostrando la gran obra pictórica del siglo XVII que se inicia con Alonso Vázquez y Roelas, continúa con Zurbarán y Juan del Castillo y culmina con Murillo, máximo exponente del Barroco Sevillano.



Bueno pues hemos terminado con la planta baja, de modo que pasamos a la segunda parte de la exposición, y para ello debemos subir a la planta superior por la maravillosa "Escalera Imperial". 


Realizada en 1612 por el arquitecto Juan de Oviedo y de la Bandera, consta de dos cuerpos ricamente decorados, claro ejemplo del estilo manierista. Está coronada por una cúpula octogonal, aún más profusamente decorada si cabe,con toda una iconografía religiosa dedicada a la Virgen María. El conjunto es de una belleza extraordinaria.




Tenemos aquí la Sala 6, dedicada al Barroco español y sevillano, destacando la serie de Santas Mártires del obrador de Zurbarán.

"Cristo crucificado" de Zurbarán (1635) 
Es de un realismo maravilloso y sobrecogedor

La Sala 7 dedicada a Murillo y sus discípulos, algunos de los cuales continuaron su estilo y temática como Juan Simón Gutiérrez.


"Estigmatización de san Francisco" de Murillo (1645-1650)

La Sala 8 dedicada a Juan de Valdés Leal, con las series para el Monasterio de San Jerónimo y para la Casa Profesa de la compañía de Jesús en Sevilla.


"San Ignacio y san Francisco contemplando la Eucaristía" de Valdés Leal 
(1674) Casa Profesa Compañía de Jesús.

La Sala 9 se dedica a la Pintura Barroca Europea, especialmente flamenca e italiana con obras de José de Ribera y Jan Brueghel el Joven.

La Sala 10 se dedica a Francisco de Zurbarán, con las obras que realizó para la Cartuja de las Cuevas y el Convento de San Pablo de Sevilla. Junto a ellas esculturas de Juan Martínez Montañés y Juan de Mesa.

"Jesús Crucificado Expirante" de Francisco de Zurbarán (1630-1640)

"San Hugo en el refectorio" de Zurbarán (1655)

          Destaca el techo mudéjar de esta sala, procedente de la casa-palacio de los Tavera, 
que desapareció a mediados de los años 70.

La Sala 11 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XVIII, período en el que continúa la impronta de Murillo y Valdés Leal, junto a la apertura a distintas corrientes europeas. Completa la sala un retrato realizado por Francisco de Goya.


"Gloria de ángeles niños" de Juan Simón Gutiérrez y "Piano" de Juan de Miraval (1750)

La Sala 12 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XIX, mostrándonos su evolución desde el Costumbrismo romántico al Realismo. Destaca la obra de García Ramos, José Villegas y Gonzalo Bilbao.

   "Retrato de Gustavo Adolfo Bécquer" realizado por su hermano Valeriano Domínguez Bécquer (1862)  Confieso que me podría pasar horas y horas mirando este cuadro, porque es absolutamente maravilloso!

"Retrato de Lucía Monti"  de José Villegas Cordero (1890) 


Por su parte la Sala 13 se dedica a la Pintura sevillana del siglo XX, con obras de las primeras décadas, entre otros de Gonzalo Bilbao y Gustavo Bacarisas.

"Hasta verte, Cristo mío" de José García Ramos (1905)
"Malvaloca" de José García Ramos (1912)  Donación de doña María Álvarez Quintero.

"Sevilla en fiestas" de Gustavo Bacarisas (1915)

Y finalmente la Sala 14 se dedica a la Pintura española del siglo XX con obras de Zuloaga, Vázquez Díaz y Sorolla.

Bueno, pues con esto hemos llegado al final de nuestra visita. Si habéis llegado hasta aquí, muchísimas gracias por acompañarme, y ya podéis ir a por un buen refrigerio que os lo habéis ganado! Sinceramente espero que os haya gustado, y sobre todo, que haya despertado vuestro interés y os animéis a visitar un extraordinario Museo, buena muestra de la gran calidad del arte español a través de los siglos. 

Sin más me despido dando la bienvenida a las nuevas seguidoras que espero disfruten de ratitos muy agradables en este pequeño rincón, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas, comentarios, sugerencias... ya sabéis que son el motor de este blog.

Os deseo un buen fin de semana, y aquellos que estéis de vacaciones, descansad, recargad pilas y disfrutad mucho! A los que todavía nos os han llegado, paciencia que ya queda menos!

Un Abrazo y Sed Felices!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...