"Art is the only serious thing in the world. And the artist is the only person who is never serious" Oscar Wilde.



"Haz lo necesario, después todo lo posible, y así conseguirás hasta lo imposible" San Francisco de Asís


miércoles, 13 de junio de 2018

Siempre llegarás a alguna parte...

... si caminas lo suficiente"!

Efectivamente, estas palabras forman parte de uno de esos diálogos cargados de "lógica" que mantienen "Alicia" y el "Gato de Cheshire", y que constituye mi pasaje favorito de la obra. Pues bien, precisamente a partir de él, se me ocurrió realizar el adorno para el jardín que os quiero mostrar a continuación, y que además me permite participar por primera vez en el "Reto Mensual Bloguer@s" que organiza en esta ocasión nuestra amiga Lola, autora del magnífico blog  El Refugio de Lirtea. y a quién sin ninguna duda todas conocéis y admiráis.

En esta ocasión el tema elegido por ella ha sido "Carteles, flechas, señales...", de modo, que, como digo, aquí está mi humilde contribución:



Dentro del proceso de "remodelación" que estamos llevando a cabo en el jardín (del que os había hablado ya en alguna ocasión), decidimos habilitar una zona hasta ahora ocupada por macetas, para crear un pequeño "arriete", combinando unos cuantos árboles con rosales que aporten aroma y color.

Pues bien, una vez dispuestas las plantas, es obligado colocar algunos adornos que ayuden a crear un ambiente personalizado en este rinconcito. Por ello e inspirándome en los maravillosos patios cordobeses, utilicé unas macetas colgantes en el muro, así como unas pequeñas jaulas que aportasen un toque retro.

Y es aquí, que como toque "singular", se me ocurrió seguir el consejo del "Gato de Cheshire" y realizar un "cartel de direcciones", de modo que fuese cual fuese el camino elegido, alcanzásemos siempre un destino muy especial:


Para llevarlo a cabo he utilizado un elemento que está muy de moda: algunas tablas de un palet de madera, que muy amablemente me desmontó, cortó (con la forma que le pedí) y lijó, uno de los jóvenes de mantenimiento del lugar en el que trabajo.

Una vez en casa, lo primero que hice fue dar un par de manos de pintura "Chalk paint" de "DecoArt", en color "Primitive". Es un placer trabajar con esta pintura en la madera, pues cubre perfectamente y proporciona un acabado con un tacto muy suave. 

Una vez seca la pintura, tocaba escribir las direcciones. Para ello utilicé el tono "Rustic" de la misma marca, y una plantilla de estarcido. Por último, le apliqué dos capas de barniz para proteger bien la pintura, puesto que va a estar colocado en el exterior. Aquí podéis ver nuestras flechas, en pleno proceso de secado:


Para la etapa de montaje tuve la suerte de contar con la inestimable ayuda de mi padre. Lo que hicimos fue unir cada una de las tablas al listón central con un par de tirafondos, y ya tenemos nuestro "cartel de direcciones":



El siguiente paso, colocarlo en el jardín. Para ello compramos en "Bricor"  un pequeño bloque de hormigón, un saquito de cemento, y nos pusimos "manos a la obra" (de algo sirven los programas de "Bricomanía" jejejej). Para darle un acabado más decorativo dejamos caer unas piedrecitas de marmolina y esperamos que fragüe el cemento. 

Una vez bien firme, con un poquito de lana de acero, fuí decapando suavemente por diversas zonas, levantando un poco la pintura y alguna astilla, para imitar los efectos de la intemperie, de modo que el poste quedase mejor integrado entre la vegetación:



La verdad es que estoy muy satisfecha del resultado; es un trabajo sencillo, que sin embargo resulta muy decorativo. Espero que os haya gustado, y recordad, el camino que tomemos dependerá siempre del lugar al que queramos llegar, aunque, lo realmente importante, serán las personas que encontramos mientras lo recorremos... A veces la vida nos concede el privilegio de compartir tiempo y espacio con los más grandes, y de nosotros depende saber aprovecharlo: aprender, disfrutar, soñar y reír con ellos, sin olvidarnos nunca de detenernos un instante... para oler las flores.



Bueno, pues esto es cuanto quería compartir hoy con vosotros. Como digo, con esta entrada participo por primera vez en el "Reto Mensual Bloguer@s", de modo que espero hacerlo todo bien!


Y sin más me despido como siempre dando la bienvenida a los nuevos seguidores que espero pasen por aquí ratitos muy agradables, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios. Espero que disfrutéis mucho de lo que queda de semana, y Feliz Día de San Antonio!!

Un Fuerte Abrazo y Sed Felices!



miércoles, 30 de mayo de 2018

Reto Amistoso nº 101: "Dulce Cumpleaños"

Hola a todos! Cómo estáis? Decimos adiós al mes de Mayo, y como cada día 30, lo hacemos compartiendo un reto entre amigos; puede haber mejor forma?

Efectivamente, casi sin darnos cuenta estamos ya en el "Reto Amistoso nº 101", nada más y nada menos! En esta ocasión, nos llega de la mano de TIA KEKO, y el tema elegido es "Fiestas y Cumpleaños". 

Lo cierto es que el tema tiene muchas posibilidades: regalos, decoración, tartas... pero en mi caso me he decantado por la más clásica, algo que nunca puede faltar en estas celebraciones, y aquí está mi humilde contribución. Una tarta de cumpleaños inspirada en una de mis mayores pasiones, el musical "El Fantasma de la Ópera".


Aquellos que me conocen, saben que siento una especial debilidad, tanto por la historia de ese genio enmascarado que vaga por los subterráneos de la Ópera de París, desdichado e incomprendido, como por el maravilloso musical de Sir Andrew Lloyd Webber. De modo que, tratándose de una tarta para mi cumpleaños, decidí seguir ese dicho tan popular de "Como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como" y elaborar una  inspirada en mi querido Fantasma. 

La iconografía del musical me lo ponía relativamente fácil, pues los elementos esenciales son una rosa roja y una máscara blanca, sobre un fondo negro. Entonces...un fondo mejor que el chocolate? Con todo ello en mente me puse manos a la obra. 

El primer paso consiste en la elaboración de un bizcocho de chocolate. Vamos con la receta:

INGREDIENTES:
  • 1 yogur natural
  • 3 vasos de yogur de harina "bizcochona" (la que lleva levadura )
  • 2 vasos de yogur de azúcar 
  • 1/2 vaso de yogur de aceite 
  • 3 huevos
  • la raspadura de un limón
  • 1 vaso de yogur de cacao en polvo (mejor sin azúcar añadida)

PREPARACIÓN:
Batimos en un recipiente hondo los huevos y el azúcar hasta obtener una pasta esponjosa. Añadimos el yogur, el aceite y la raspadura de limón y seguimos batiendo. Ahora la harina (tamizada) y por último el chocolate en polvo. 
Batimos todo bien con unas varillas y dejamos reposar la masa mientras vamos engrasando nuestro molde con un poquito de mantequilla.
Vertemos la masa en el molde, y horneamos a 180ºC durante 30-35 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga seco.


Mientras enfría nuestro bizcocho, vamos a ir elaborando la máscara. Para ello necesitamos "fondant" de color blanco, azúcar glass, un rodillo de madera, y un molde (en este caso he utilizado un antifaz de los que se usan en Carnaval). 

Estiramos el "fondant" con el rodillo espolvoreando un poco de azúcar glass, y lo colocamos sobre el antifaz, recortando los orificios de los ojos. Presionamos bien para marcar formas y volúmenes, y lo dejamos endurecer. Dado que estamos hablando de "El Ángel de la Música", voy a elaborar también una clave de sol y unas notas musicales, dibujándolas sobre la lámina de "fondant" con un palillo de madera y recortando con mucho cuidado.

Para acelerar el endurecimiento, podemos dejar nuestras piezas sobre una fuente de calor (en mi caso sobre el radiador)


Vamos a rellenar de nata nuestro bizcocho, por tanto necesitamos medio litro de nata para montar, y tres o cuatro cucharadas soperas de azúcar (a mí no me gusta que quede demasiado dulce). La montamos bien con nuestras varillas y la dejamos en la nevera, mientras procedemos a cortar por la mitad nuestro bizcocho. En mi caso he utilizado una lira que compré hace años en una "Expo-Tarta".

Utilizamos una espátula de silicona para ir cubriendo de nata la parte inferior que hemos dejado; bien abundante, que caiga por los lados ☺ y cubrimos de nuevo con la parte superior.

Llegamos al siguiente paso: la cobertura de chocolate. Vamos a utilizar chocolate para repostería (en mi caso de "Nestlé") y lo vamos a derretir al baño maría con un poquito de mantequilla. Una vez bien líquido, lo aplicamos con espátula sobre la superficie del bizcocho, alisamos lo más posible y dejamos que caiga un poquito por los lados, mezclándose con la nata. Lo que pretendo es jugar con el blanco y el negro, que por algo son los colores de las teclas del piano ☺

Nuevamente debemos esperar a que el chocolate enfríe y endurezca, y así al cabo de un rato, ya tenemos nuestra tarta lista para decorar. Lo primero que colocamos es la máscara, que voy a sujetar por detrás con dos palitos de brocheta, de manera que se mantenga elevada. A continuación la clave y las notas musicales, y por último la rosa, que en este caso es de gominola, comprada en una tienda de "chuches".

Como se trata de una tarta de cumpleaños, es obligatorio colocar unas velas. Las vamos pinchando alrededor...et voilá! 

Ya tenemos lista nuestra tarta, que, a buen seguro, encantaría al mismísimo Fantasma!!


Lo cierto es que con la repostería creativa se nos abre un amplio mundo de posibilidades, y no sólo podemos conseguir postres deliciosos, sino también hermosas creaciones, que además van a embellecer nuestra mesa y sorprender a nuestros invitados.



Bueno, pues después de cantar el "Cumpleaños Feliz", pedir un deseo y soplar las velas...ya sólo nos queda empezar a repartir tarta!

Bon appetit amigos!!



Bueno, pues como os digo, con esta entrada participo en el RETO AMISTOSO Nº 101 y espero que os guste mi tarta de cumpleaños, inspirada en el "Fantasma de la Ópera", hayáis disfrutado tanto como yo realizándola.



Y sin más, me despido como siempre dando la bienvenida a los nuevos seguidores que espero pasen por aquí ratitos muy agradables. Quiero también agradecer de corazón todas vuestras visitas, comentarios, ideas, sugerencias... pues ya sabéis que son el motor de este pequeño rincón. Hasta el próximo reto!

Un Abrazo y Sed Felices!



lunes, 21 de mayo de 2018

"Mix-Media": Dos cuadros para un reto

Hola a todos! Qué tal estáis? Imagino que disfrutando/sobrellevando la Primavera, esa loca estación que nos alegra con su explosión de vida y color, pero nos mortifica con sus tormentas y sus pólenes jejeje.

Bueno, estamos en el tercer lunes de mes y eso significa que tenemos una cita: el reto de APRENDIENDO DE TODO UN POCO, que esta vez viene acompañado de múltiples sorpresas, premios y sorteos, ya que nuestra querida amiga Anna está de celebración: por una parte, hoy es nada menos que su 4ª cumpleblog, y además, hace unos meses se cumplió el 3r aniversario del Aprendiendo. Muchísimas Felicidades!!! y muchas gracias por todo lo que hemos aprendido contigo en este tiempo y los buenos ratos que hemos compartido. Espero que podamos compartir muchos años más!!

Como podéis imaginar, en esta ocasión no podía dejar de participar, aunque debo reconocer que el tema elegido por la ganadora del reto anterior, nuestra querida Isabel, del blog "ALROMASAR", es cien por cien nuevo para mí, pues se trata de: “Mix-Media”.

Como digo, había visto algún trabajo de nuestra amiga Lucía del blog "Momentos Vintage" con este epígrafe y me parecían muy llamativos, pero desconocía en qué consistía la técnica en realidad, de modo que me puse a investigar por la red. El término "mix-media" se puede definir como el empleo en un mismo proyecto, de dos o más técnicas artísticas, de diferentes tipos de materiales, y de diferentes formas de trabajo, para obtener una pieza única y personal. 

De modo que con ello en mente decidí ponerme manos a la obra, y aquí está mi humilde contribución a este reto; espero estar a la altura de los requisitos!!



Como os digo, navegando por la red comprobé que en este tipo de trabajos los soportes más utilizados son los de "scrapbooking" y los lienzos, de modo que me decanté por estos últimos, pues tengo bastantes en casa.

Se trata de combinar técnicas. Bien, una de las que más me gusta es el "decoupage", por lo tanto lo primero que hago es utilizar dos servilletas, "serie city", que cuadraban a la perfección con lo que tenía en mente. Las aplico en el lienzo con cola de decoupage y procedo a pintar el resto del mismo con pintura acrílica negra.

A continuación, tomo pintura acrílica blanca y voy mezclando con el negro para obtener distintos tonos de gris, que voy intercalando mediante pequeños brochazos por todo el lienzo: sombra aquí, sombra allá ☺

Finalmente, cuando está todo bien seco, voy a contornear la servilleta, con un tulip de color negro, haciendo unos dibujos al azar. Tenía en casa unas etiquetas que compré hace tiempo en un bazar, que casualmente combinaban perfectamente con el estilo de las servilletas, así que pego una en cada cuadro, con cinta adhesiva de doble cara:



Bueno, ahora vamos con la parte inferior, en la que dejaremos volar nuestra imaginación. Aquí podéis ver algunos de los elementos que he utilizado:



En primer lugar, con una cinta de carrocero, voy a separar la parte superior y la parte inferior del lienzo. Dejo aproximadamente un tercio en la parte inferior, sobre el que voy a aplicar pasta relieve de textura arena con una espátula. Antes de que seque, procedo a colocar una plantilla sobre ella, y voy presionando bien para marcar el dibujo y obtener un efecto 3D. Retiro la cinta, y ahora sí dejamos secar durante todo un día:


Una vez que está bien seco, pinto toda la pasta con pintura acrílica de color negro. Una vez ha secado ésta, volvemos a colocar la plantilla sobre el dibujo que ya tenemos en relieve, y con una cantidad muy pequeña de pasta plateada y un pincel de estarcido, lo vamos coloreando. Realizamos la misma operación con ambos cuadros.

Ahora llega la decoración final, que en este caso si será diferente para cada uno. 

Como véis, en el primero de ellos tenemos una servilleta claramente neoyorquina, luego vamos a buscar motivos alegóricos. Lo primero, hay que rematar la separación entre la pasta relieve y el lienzo, para lo que vamos a utilizar una cinta de yute, que previamente vamos a pintar con acrílica negra (a pasadas muy gruesas) y que vamos a pegar utilizando cinta adhesiva de doble cara.

Dado que desde que me aficioné a este mundillo de las manualidades no tiro nada, tenía por casa una banderita estadounidense, que me habían puesto en un sandwich de VIPS ☺ Pues que queréis, me ha venido como anillo al dedo!! La pego sobre la pasta decorada, utilizando cola de "decoupage" y espero que seque.

Sobre la cinta de yute, voy colocando unas pequeñas pelas adhesivas que compré en un bazar. De un juego de piezas para manualidades que compré en Lidl hace ya mucho tiempo, rescaté una letras de madera (las iniciales de Nueva York), a las que apliqué con espátula una capa de pasta textura nácar (también de Lidl) para que combinasen con dichas perlas. Las pego sobre la banderita también con cola de decoupage, y este es el efecto final:


Vamos con el segundo. En este caso tenemos una servilleta claramente londinense, con su Majestad la Reina a la cabeza, luego qué mejor motivo que una corona? Casualmente encontré una dentro de un surtido de sticks en un bazar, de modo que sólo la he aplicado una pequeña mano de pasta nácar a pincel, y la he pegado sobre la pasta relieve con cinta adhesiva de doble cara.

Para rematar la zona de relieve, aquí he combinado dos cintas de yute también pintadas en negro, una horizontalmente y otra vertical, y he colocado un cartel adhesivo en la zona donde confluyen. Finalmente, también algunas perlitas adhesivas:


Ya tenemos nuestros cuadros casi finalizados. El paso siguiente consiste en pegarlos con silicona caliente, sobre unas piezas de cartón piedra que tenía por casa, de las que vienen en los porta-retratos. Y nuevamente, vamos a dejar volar la imaginación, que de eso va esto del "mix-media"!

Lo primero, con una espátula, voy aplicando pasa relieve lisa, aquí y allá, formando relieves y texturas. La dejo secar y pinto toda con acrílica en negro. 

Una vez seca, tomo dos tonos en plata metalizada de la marca "Americana", y un poco de pasta textura plata comprada en Lidl. Con una esponja, voy aplicando, combinando, mezclando, salpicando... e incluso introduzco algo de nácar que combinado con la plata confiere un aspecto oxidado. 

Dejo que todo se seque bien, y con pintura acrílica blanca y pincel seco, empiezo a sacar relieves y texturas. Finalmente aplico algunos "pegotes" blancos y me doy por satisfecha ☺








El último toque, como siempre, consiste en proteger el trabajo con una par de manos de barniz satinado en spray, de modo que tras el secado, nuestros cuadros están listos para colgar. 





Lo cierto es que me gusta mucho el resultado final, y me he divertido mucho utilizando tantas técnicas y materiales. Espero que os haya gustado, y este trabajo se ajuste bien al concepto de "mix-media", pues con él voy a participar en el reto de este mes de APRENDIENDO DE TODO UN POCO.


Bueno, pues esto es todo lo que quería compartir hoy con vosotros, y os recuerdo que no dejéis de visitar todas las propuestas participantes en el reto, que sin duda os van a fascinar.

Me despido como siempre dando la bienvenida a los nuevos seguidores que espero pasen por aquí ratitos muy agradables, y agradeciendo de corazón todas vuestras visitas y cariñosos comentarios. Espero que tengáis una magnífica semana.

Un Abrazo y Sed Felices!



miércoles, 25 de abril de 2018

"Toulouse-Lautrec y los placeres de la belle époque"

Siempre me ha encantado Toulouse-Lautrec. Lo cierto es que no sólo me ha interesado su obra, representativa de ese bohemio Paris de fin de siglo en el que tanto me hubiese gustado vivir, sino su propia vida personal, torturada por el dolor, la enfermedad y la limitación física. Por ello, cuando supe que en Madrid se estaba celebrando la exposición "Toulouse-Lautrec y los placeres de la belle époque", no dudé en acercarme a visitarla en cuanto tuve un momento libre.

Se trata además de una exposición muy especial, pues reúne en España por primera vez, una de las dos únicas colecciones completas que existen en el mundo de los carteles creados por Toulouse-Lautrec, concretamente la procedente del "Musée d’Ixelles"  de Bruselas. Y es que Toulouse, entre sus muchas facetas artísticas, destacó por elevar el cartel a la categoría de obra de arte, confiriéndole un importante carácter publicitario que ha perdurado hasta nuestros días, y siendo la fuente de la que bebieran muchos de sus contemporáneos como Alfons Mucha o Jules Cheret.

Por todo ello, la exposición está diseñada para presentar al público, a través de 65 carteles del artista y algunos de sus coetáneos, los cambios que la modernidad traería en los últimos años del siglo XIX y principios del XX, afectando no sólo a las artes, literatura, espectáculos, sino a los propios usos sociales, moda, presencia de la mujer... Se empieza a implantar una nueva mentalidad, más abierta, más preocupada por explorar nuevos placeres y por hacerlos extensivos a un mayor número de ciudadanos, sin importar su clase social. Qué os parece? Os apetece acompañarme?



La exposición está estructurada en cuatro secciones. La primera de ellas, denominada: Los placeres de la noche. El cabaret parisién, está dedicada a la noche en la ciudad de la luz, que, gracias al aumento de población, se convirtió en una gran fiesta llena de espectáculos de cabaret, sensualidad, música y humor, en la que coexisten diferentes clases sociales y en las que triunfan grandes estrellas como Aristide Bruant o Jane Avril.

Es precisamente la famosa bailarina de can-can del "Moulin Rouge" quien nos da la bienvenida, en uno de los carteles más conocidos de Toulouse, aquel en el que aparece retorciéndose con el sensual movimiento de una serpiente:


O en el famosísimo afiche 'La compañía de Mademoiselle Eglantine', en el que además podemos inmortalizarnos:


En cuanto al célebre cantante Aristide Bruant, aunque burgués de nacimiento, aprendió pronto el lenguaje y los hábitos populares, incorporándolos a sus canciones. Utilizando la sátira para ridiculizar a los "nuevos ricos" y ataviado con una capa de terciopelo negro, botas altas y una larga bufanda roja, adquirió pronto tal fama en los escenarios que llegaría a ser el dueño de su propio cabaret en Montmatre, "Les Mirlitons". Allí conoció a Toulouse, allí se hicieron amigos, y así le inmortalizó el artista para siempre:


En esta serie, a Bruant le acompañan los carteles que el pintor realizó para dos de sus amigas: May Milton bailarina y cantante inglesa, cuyo espectáculo destacaba por su aparición en escena ataviada con ropas infantiles, y May Belfort,  para cuya presentación en el "Petit Casino de París" en 1895, creó este cartel con clara influencia japonesa, tan de moda en ese momento:



La segunda parte de la exposición se denomina Los placeres de los escenarios. En ella vamos a encontrar numerosos carteles dedicados ya no sólo al cabaret, sino a espectáculos tradicionales destinados a un público más culto y selecto, y a los que se representaban en nuevas y pequeñas salas, empezando a ofrecer un repertorio más popular y variado:

"Moulin Rouge. La Goulue" fue el primer cartel que realizó Toulouse-Lautrec en 1891. Logró éxito inmediato de público.


"Paris Cancan. Moulin Rouge" (1890), de Cheret.



Carteles de Alfons Mucha para las distintas obras de Sarah Bernhardt

Cartel para  Loie Fuller como "Salomé", de Georges de Feure

      El famosísimo cartel diseñado por Steinlen para el cabaret "Le chat noir".
         Esta imagen nos asalta por doquier cada vez que visitamos París.

Bien, pasamos ahora a la tercera parte: Los placeres literarios y artísticos. Dado que en esta época la literatura alcanza gran efervescencia, impulsada por los nuevos aires modernistas, y popularizada por la expansión de la imprenta, nuestro artista se dedica a elaborar numerosos carteles, para publicitar publicaciones, periódicos, obras teatrales y ferias de arte.

Particularmente considero que las ilustraciones de esta zona, tales como las realizadas para los relatos por entregas o la Exposición Universal, demuestran en toda su sencillez, en sus trazos apenas esbozados pero enormemente expresivos, la genialidad de Toulouse-Lautrec. Realmente una de mis secciones favoritas:

Fascinante la creación de la bandera francesa con los colores de los caballos.





Aquí, junto a las obras del propio autor, tenemos también algunas de sus contemporáneos como el propio Steinlen:



Bueno, pues casi sin darnos cuenta, llegamos ya a la última parte de la muestra: Los placeres modernos. El consumo. En esta sección podemos decir que encontramos los carteles verdaderamente publicitarios, tal y como los concebimos hoy. A través de ellos, en realidad somos conscientes del nacimiento de la sociedad de consumo, que experimentó un gran auge gracias al creciente poder adquisitivo de los ciudadanos y que contribuyó a la consiguiente expansión del comercio. 

El cartel se convierte en un medio "publicitario", pero conservando en todo momento su elevado componente artístico:






"La cadena Simpson" (1896) encargo a Toulouse-Lautrec del propietario de un negocio de bicicletas.

"El fotógrafo Sescau" (1894), de Toulouse-Lautrec,  cartel con un toque de humor dedicado a un fotógrafo que conocía el artista y en el que terminamos como empezamos, con Jane Avril de protagonista.


Y de esta forma hemos llegado al final de una exposición, en la que además podemos disfrutar de algunos audiovisuales, sobre las costumbres sociales, la moda o los grandes hitos arquitectónicos del París que se preparaba para despedir al siglo XIX y recibir al XX. 

Absolutamente recomendable, espero que os haya gustado este pequeño recorrido virtual; para mí ha sido un placer compartirlo con todos vosotros. Eso sí, debo pedir disculpas por la calidad de las fotos, pues ya sabéis que en estas exposiciones, si está permitido tomarlas es siempre sin flash.

Sin más, me despido como siempre dando a bienvenida a los nuevos seguidores, esperando que se sientan como en casa. Del mismo modo, quiero agradecer de corazón todas vuestras visitas, y que dediquéis un ratito de vuestro tiempo a dejar algún comentario, idea  sugerencia que me ayuden a seguir perfeccionado cada día. 

Os deseo un feliz fin de semana, y aquellos que disfrutéis del puente del 1 de Mayo, aprovechadlo a tope, y sobre todo recargad bien las pilas.

Un Fuerte Abrazo y Sed Felices!