"Art is the only serious thing in the world. And the artist is the only person who is never serious" Oscar Wilde.



"Haz lo necesario, después todo lo posible, y así conseguirás hasta lo imposible" San Francisco de Asís


sábado, 29 de agosto de 2015

Los Museos de París: "El Louvre"

Muy buenas tardes a tod@s! Vuelvo a la carga de nuevo, finalizado ya el parón vacacional, durante el que he tenido muy abandonado este pequeño rincón. Qué tal estáis? Espero que hayáis disfrutado de unas fabulosas vacaciones, dejando atrás la rutina y los problemas diarios, descansando, y recargando las pilas para regresar con energías renovadas.

En mi caso, gracias a Dios, así ha sido. He podido disfrutar de unos días de descanso, en una ciudad repleta de arte, belleza e historia: París, "la Ciudad de la Luz"

Es París una ciudad que merece ser descubierta con calma, caminando por sus calles, descansando en sus jardines, relajándose en sus cafés y teatros, absorbiendo el arte que encierran sus museos ... Es por ello, que si bien mi primera visita se desarrolló en un viaje organizado (sí, al más puro estilo "turista" jejej), en esta ocasión  he decidido conocer y disfrutar París, de una manera mucho más personal.

Me gustaría compartir con vosotr@s muchas de las maravillas que esta ciudad nos ofrece, por ello he decidido organizar las entradas en diferentes bloques temáticos. Espero de corazón que os gusten.

Las primeras, estarán dedicadas a los Museos. Son tan numerosos y variados, que sean cuales sean nuestros intereses, sin duda encontraremos el que se adapte a ellos; podemos encontrar desde el Museo del Ejército al del Perfume, pasando por el de la Moneda, el del Hombre, Museo del textil y de la moda, Museo Picasso, Centro Pompidou... 

En mi caso, y debido a mi particular afición por la pintura, decidí zambullirme en los dos más importantes (por ende también más visitados jejeje)  tanto por la categoría de las colecciones que albergan, como por los propios edificios en los que se encuentran: el "Musée du Louvre" y el "Musée d'Orsay".

Algo muy aconsejable, es acudir antes a la Oficina de Turismo para adquirir el "Paris Museum Pass". No sólo porque nos permite acceder a numerosos museos y monumentos con ciertos descuentos, sino fundamentalmente porque nos permitirá eludir las colas, que en el mes de Agosto, son especialmente largas.

Mi primera parada fue en el "Musée du Louvre", aprovechando que era miércoles y ese día permanece abierto hasta las 21:45 (el resto de la semana cierra a las 18:30). 

Os dáis cuenta de lo de las colas no?


El edificio que alberga el Museo se remonta al siglo XI, siendo "Felipe Augusto" quien lo manda edificar como fortaleza defensiva. Más tarde (siglo XIV) pasa a convertirse en el lugar de residencia de los Reyes (Carlos V, Francisco I, Enrique II, Luis XIII y Luis XIV). Cuando la "corte" se traslada al Palacio de Versalles, el Louvre es abandonado y se pensó incluso en demolerlo.

Tras la Revolución que supondría la abolición de la Corona, el Palacio del Louvre fue destinado (por decreto de mayo de 1791) a funciones artísticas y científicas, concentrándose en él, al año siguiente, las colecciones reales. Parte del Louvre se abrió por primera vez al público como museo en noviembre de 1793.

Debido a la importancia tanto en calidad como en cantidad de las colecciones que contenía, el museo resultaba poco práctico para el visitante, por ello en 1981 François Miterrand  aprueba un programa muy ambicioso de re-estructuración del museo, que será encargado al arquitecto Ieoh Ming Pei. Este concibió una amplia sala de entrada subterránea, colocada en el centro, bajo una pirámide de cristal trasparente, sujeta por una fina red de cables metálicos.

La mundialmente conocida "Pirámide de Pei", símbolo inequívoco del "Louvre" actual, se encuentra en el centro de la "Cour Napoleón". Tras ella el "Pabellón Sully" cierra al oeste la gran "Cour Carrée", y a la izquierda, la copia en bronce de la estatua ecuestre de Luis XIV, realizada por "Bernini". 


Tras la estatua, en el extremo de la "Cour Napoleón", del lado del Sena, se levanta el "Pabellón Mollien". Frente a la gran pirámide, el "Rond Point", en cuyo punto central se "vuelca" la celebérrima "Pirámide Invertida" que luego veremos desde el interior:



A la derecha cierran el complejo el "Pabellón Turgot" que se levanta justo frente al "Pabellón Mollien" pero del lado de la "Rue de Rivoli",  y el "Passage Richelieu"






Si continuamos explorando el complejo, dejaremos atrás el "Rond Point", y pasaremos bajo los famosos "guichets du Louvre" (directamente enfrentados a los "guichets du Carrousel"),  para encontrarmos frente a frente con el Sena:





Bueno,es hora ya de visitar el interior. Para ello entramos por la gran pirámide, y bajamos por una espectacular escalera de caracol, hasta el "Hall Napoleón". Desde aquí podremos optar por una de las tres alas en que se divide el museo:
  • ALA RICHELIEU: con antigüedades orientales e Islam, esculturas francesas, aposentos de Napoleón III, objetos de arte medieval y Renacimiento, pinturas alemanas, flamencas  y holandesas, y pinturas francesas del siglo XIV al XVII.
  • ALA SULLY: Louvre medieval, antiguedades egipcias, orientales, griegas, etruscas y romanas, objetos de arte y pinturas francesas del siglo XVII al XIX.
  • ALA DENON: antiguedades griegas, etruscas y romanas, escultura, pintura francesa, italiana, española e inglesa, galería de Apolo y gemas de la corona.




Como podéis imaginar, es imposible visitar un museo cuya superficie se extiende por varios kilómetros, en sólo unas horas. Durante mi anterior visita (guiada) me mostraron todo el Louvre medieval ( los cimientos de la primitiva fortaleza, perfectamente conservados, descubiertos durante las obras de remodelación), el Egipto faraónico (por el que no tengo especial devoción), las joyas de la Corona, los "Cautivos de Miguel Angel"... Por tanto decidí dejarlo de lado esta vez, y disfrutar fundamentalmente de la pintura. 

Visita obligada es la "Gran Galería", pese a la gran afluencia de público (toda la gente que véis torcer a la derecha se dirige a la sala de "La Gioconda"; cuanto le debe a Dan Brown y su "Código Da Vinci"):


En ella podemos contemplar entre otras algunas de las obras maestras de "Leonardo": 

"San Juan Bautista: Baco"

"San Juan Bautista"

"Santa Ana, La Virgen y el Niño"

"La Belle Ferronière"

"La Virgen de las Rocas"

O de "Rafael" (mis favoritas):
"La Bella Jardinera"

"San Miguel"

La visita a "La Giconda" se convierte en misión, a veces imposible, aunque ineludible. Encerrada tras su cristal, protegida por una barrera de la multitud que se agolpa frente a ella cámara en mano, nos contempla con su imperturbable sonrisa:  irónica, triste, burlona? La mires desde donde la mires, ella te devuelve la mirada, quizá preguntándote: "es a mi a quien quieres ver, o eres de los que sólo busca un "selfie"?

La verdad es que el espectáculo resultaba bastante penoso; filas y filas de gente que llegaban a la mitad de la sala, peleando por conseguir la primera posición, y una vez allí, fotografiándose en mil poses inverosímiles (abrazados, besándose, en plan meditación, haciendo muecas...) Quien sabe si en realidad, el visionario "Leonardo", buen conocedor de la naturaleza humana, decidió reírse de la venidera estupidez de los hombres por los siglos de los siglos...


Junto a la pintura española (Murillo, Zurbarán, Goya...) y la inglesa (Constable, Turner...) no se pueden dejar de visitar las llamadas "Salas rojas" para disfrutar de la majestuosa pintura francesa del XIX:


"La balsa de la Medusa" (Géricault)

"La Libertad guiando al pueblo" (Delacroix)

"La coronación de Napoleón"  (Jacques-Louis David)

Más allá de la pintura no debemos dejar de contemplar obras maestras como "La Victoria de Samotracia" datada nada más y nada menos que en el año 190 a.C:


La "Venus de Milo", prototipo de la belleza femenina:


O la impresionante "Sala de las Cariátides":



Si encontráis alguna de las cafeterías del interior del museo abiertas (porque estas sí que cierran a las 18:30, aunque el propio museo siga abierto) podréis reponer fuerzas, teniendo en cuenta que una botellita pequeña de "Nestea" nos costará la módica cantidad de 5 euros!

Y finalmente, no se puede abandonar el Louvre sin pasar por la tienda de recuerdos (yo me traje un DVD con su historia, colecciones... y unos cuantos "magnetos" más para la nevera jajaja) y sin visitar la famosísima "Pirámide Invertida".


Aunque conseguir una fotografía sin algún que otro "personaje" por detrás es misión imposible, quien puede ante ella dejar de recordar aquellos versos de "Robert Langdon", o sentir el tacto de la piedra sin preguntarse...


"Línea de sangre...Línea rosa...
El grial aguarda bajo rossline ancestral...
Reposa en el fondo por obras maestras ornado...
La espada y el cáliz vigilan su portal...
El manto que lo cubre...es el cielo estrellado"

En fin, pues esto es todo lo que quería contaros hoy. Espero que os haya gustado, y si habéis sido capaces de llagar hasta aquí, muchisimas gracias, os merecéis un buen helado de chocolate jejeje. En el  próximo post visitaremos el "Musée dÓrsay", bastante menos congestionado que el "Louvre", muy tranquilo y acogedor.

Quisiera dar la bienvenida a l@s nuev@s seguidor@s, y agradecer todas las visitas que se han producido en mi ausencia; es muy alentador saber que este pequeño rincón sigue activo y suscitando interés. Gracias de corazón por vuestros cariñosos comentarios, ideas, sugerencias...Os deseo a tod@s una fantástica semana!

Un Fuerte Abrazo y Sed Felices!


14 comentarios:

  1. Muy bonito gracias por compartirlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. paris tiene tantas cosas que parece increíble que quepan en una sola ciudad... me van a gustar mucho tus crónicas y voy a aprender un montón.
    la revolución francesa cambió el mundo para siempre. no podían el el louvre pinturas conmemorativas de este acontecimiento.
    la gioconda ha sido algo vulgarizada en 'memes' y parodias, pero es una pintura única. habrás sentido algo especial al poder verla de cerca...
    besos, mercedes, estaré esperando próximas entradas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón Chema la sensación frente a la Giconda es muy especial tiene una atracción casi magnética. Lo triste es que muchos ni se detienen a mirarla sólo obsesionados con la foto.
      Muchas gracias por tus palabras!
      Un besazo

      Eliminar
  3. Es precioso, yo estuve hace muuchos años, ahora para verlo entero hay que ir un mes por lo menos jejeje.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto jeje y si es posible con menos turistas jajajaja
      Un besazo

      Eliminar
  4. Muchas gracias por el reportaje, ha sido precioso y espero que hayas disfrutado mucho. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por vuestras palabras. Me alegra que os guste! Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Menudos recuerdos!!! Yo estuve hace 22 añitos, casi ná...Espero poder volver algún día.
    XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si. Me alegra que te haya traído buenos recuerdos
      Besos

      Eliminar
  7. Que envidia me das!! y que fotos más bonitas!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...